Rincón de Ademuz, fotografía de detalle.

En el lugar más insospechado que te puedas imaginar, existe un trozo de nuestro paraíso camuflado entre las calles, y es que los placeres de la vida a veces los tenemos en frente, esperando a ser fotografiados y buscados como si fuesen huevos de pascua o trocitos de oro… muchos de ellos hechos por la propia naturaleza y en ocasiones diseñados y fabricados con las mismas manos de los lugareños que habitan en el Rincón de Ademuz.