Es tradición en la población de Castielfabib el volteo humano de las campanas de la iglesia, remontándose a los siglos XVIII y que fueron transmitiéndose de generación en generación. Los Castieleros se agarran con fuerza sobre el cuerpo de la campana para no caer al vacío, ya que nada hay que les proteja de una posible caída. Mientras uno está sobre la campana agarrado, los otros ayudan a que la campana de vueltas sin parar. Cuando el mozo desea terminar con el volteo, lanza un grito a sus compañeros y estos van frenando la campana.

volteo de campanas en Castielfabib.

Muchos turistas vienen a ver el volteo de campanas humano, ya que esta práctica es única en toda la península. Hoy en día van quedando menos valientes que se atreven a seguir la tradición, por eso cuando en Castielfabib suena el sonido de las campanas volteadas por personas humanas, es motivo de celebración y sombro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *